Covadonga y los Lagos

Covadonga es uno de los puntos cardinales de Asturias. Una latitud sacra y hermosa a la que se acercan fieles, turistas y amantes de la montaña.
Apenas a unos 50 kilómetros de Llanes podemos acercarnos a Covadonga, uno de los puntos cardinales de Asturias. Una latitud sacra y hermosa a la que se acercan fieles, turistas y amantes de la montaña. Allí reposa la imagen de la adorada Santina, patrona de la región.

En este lugar, armados de piedras y poco más, las hordas territoriales iniciaron la Reconquista de la península y la constitución de todo un reino astur. Con Pelayo a la cabeza, los árabes se batieron en retirada, humillados. Crónistas antiguos sostuvieron que el culto a la Santina es más remoto de lo que pueda parecer, y que ya en tiempos de Pelayo la Virgen estaba muy bien considerada e influyó decisivamente en la victoria cristiana.

"Pequeñina y galana", como dice el cantar, tiene una cueva para ella sola desde entonces. Excavada en la roca es, sin duda, uno de los puntos más hermosos de Covadonga y a ella acuden unos cuantos miles de peregrinos anuales en busca de alguna gracia extra para sus vidas. De la inmensa roca, justo bajo la gruta de la Virgen, surge una impresionante catarata que forma en su caída una laguna en la que los visitantes deben cumplir el rito de arrojar una moneda.

La basílica de Covadonga se construyó entre los años 1877 y 1901. La desaparición de sus planos originales, posiblemente en el transcurso de la Guerra Civil, la dejó sin su original radiografía. Sin embargo, este monumento está considerado como uno de los mejores ejemplos de la arquitectura neorrománica de finales del siglo XIX. El templo es visible desde todas partes y atrae las miradas como un poderoso imán de ojos humanos. En su interior se respira la calma esperada, y un órgano inmemorial suena en las alturas cuando toca ceremonia.

El Real Sitio de Covadonga ofrece constituye una puerta natural al Parque Nacional de los Picos de Europa. A tan sólo a 12 km, ascendiendo a través de una estrecha y empinada carretera, se llega a los bellísimos parajes donde se encuentran los Lagos de Enol y La Ercina: Los Lagos de Covadonga. Una de las etapas reina de La Vuelta a España y toda una Arcadia de vida sencilla y mitología pastoril en plena montaña.