Picos de Europa

Los Picos de Europa, Parque Nacional, hacen honor a su nombre y son por altura y espectacularidad uno de los más bellos parajes del continente.
Los Picos de Europa, Parque Nacional, hacen honor a su nombre y son por altura y espectacularidad uno de los más bellos parajes del continente. Desde Llanes podemos acercarnos a ellos en apenas media hora de trayecto en automóvil. Desde la localidad llanisca de Posada tomamos la carretera que conduce al Alto de Ortiguero. Allí existe un cruce con la carretera que comunica Cangas de Onís y Arenas de Cabrales. Cogemos la dirección a Arenas-Poncebos-Sotres.

El paisaje allí es abrumadoramente cárstico, e incluye desfiladeros y gargantas, ríos y valles inmaculados y grandes masas forestales autóctonas. Los Picos, como se les conoce habitualmente, albergan también una inusual densidad de fauna salvaje y flora, subalpina por encima de los 1.600 metros. Por debajo de esta cota encontramos bosques de hayas y majadas de ensueño. Por el medio también está la cultura del hombre de media y alta montaña, que habita núcleos rurales pequeños y hospitalarios.

Esta gran formación de caliza se extiende aproximadamente 40 Km. de largo (este-oeste) y unos 20 Km. de ancho (norte-sur). Su constitución la obliga a someterse continuamente a la erosión exigente de la lluvia y las nieves, que hacen mella en su constitución y escavan profundas simas muy atractivas en el mundo de la espeleología. Algunas llegan a alcanzar los 1.400 metros de profundidad.

Morfológicamente encontramos en Los Picos tres macizos claramente diferenciados: El macizo occidental (El Cornión), el macizo central (Los Urrieles), y el macizo oriental (Andara). Quedan delimitados físicamente por los desfiladeros de los ríos salmoneros Sella, Cares, Duje y Deva. El macizo occidental, con su cota más alta, Peña Santa de Castilla (2.596m), es el más grande y más variado de los tres, y es particularmente apropiado para el senderismo.